Cómo preparar su camión para el invierno

Preparar y mantener un vehículo correctamente para las condiciones retadoras del invierno es esencial para:

  • Minimizar el tiempo sin actividad y sus inconveniencias y costos
  • Mantener bajo los costos de operación
  • Ayudar a mantener el rendimiento y fiabilidad del vehículo

Aunque el manual del propietario tiene instrucciones específicas para preparar los componentes del vehículo para el invierno, a continuación, hay unas medidas básicas que usted puede tomar antes de que empiece el clima frio para mantener su camión operando en el invierno.

Capítulo 1: La Central

El Motor 

Las temperaturas muy frías y el tiempo inclemente del invierno—junto con las condiciones duras para conducir—pueden tener un gran impacto en cualquier vehículo. La preparación para el invierno puede minimizar el tiempo de inactividad del vehículo y mantener el rendimiento y fiabilidad. 

Los propietarios de camiones con un programa de mantenimiento preventivo regular son preparados para el frio. Para la operación en el invierno, algunos componentes y sistemas requieren atención adicional para evitar problemas. 

Asegúrese de que el motor este mantenido apropiadamente porque el clima frío y húmedo puede afectar el rendimiento del motor. El aceite demora más en circular, y el motor demora más en alcanzar la temperatura correcta para la operación. 

Las paredes de los cilindros metálicos se enfrían cuando baja la temperatura, así que la mayoría de los vehículos son difíciles para arrancar en clima frio. 

Debido a que los motores de diésel requieren temperaturas mucho más altas para encender el combustible, son más difíciles para arrancar en clima frio que los motores que usan combustible. 

Similarmente al clima caliente, el clima frio también impacta las correas y mangueras. El frio, la nieve, la aguanieve y químicos en la carretera usados para descongelar pueden acelerar el desgaste normal y afectar la vida útil y operación de las correas y mangueras. 

Para ayudar a prevenir una avería, revise las mangueras y correas por rajas, desgaste desigual, bultos/hinchazones, esponjosidad, etcétera y reemplace inmediatamente las mangueras o correas defectuosas. 

Aceite del motor 

Si el motor es el corazón de un camión, el aceite es la sangre. Es importante que use el grado de aceite correcto para hacer más fácil el arranque, especialmente en el invierno. 

La Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE)—una asociación global de ingenieros y expertos técnicos relacionados en las industrias aeroespacial, automotriz y de vehículos comerciales—definen la viscosidad de aceite por grado. Las temperaturas frías requieren grados de aceite bajas para el flujo correcto durante el arranque. Las temperaturas más altas requieren grados de aceite altos para la lubricación apropiada. 

Revise el manual del propietario del vehículo para la viscosidad de aceite recomendada. 

Adicionalmente, asegúrese de que todos los fluidos del motor estén en el propio nivel. El aceite y filtros de aire deben ser revisados regularmente y cambiados cuando sea necesario. 

Sistema de Combustible 

Mientras cambien las estaciones, una mejor practica es revisar el grado del diésel y el índice de cetano en el surtidor. El más alto el número de cetano, lo más fácil que un motor de diésel arrancará en clima frio. 

El diésel es más susceptible a la temperatura. Todos los combustibles de diésel contienen componentes de cera de parafina, los cuales en clima frio pueden causar que el combustible se espese. La acumulación de cera de parafina en el combustible de diésel puede obstruir los filtros de combustible y prevenir que el combustible llegue al motor. 

Añadir un aditivo de combustible para combatir la gelificación puede ayudar a prevenir que la parafina se solidifique. Revise el manual del propietario del vehículo para una guía específica sobre el aditivo que debe usar, y siempre sígalo al pie de la letra o podrá dañar el sistema de combustible. 

Otro problema durante la operación en el invierno es agua en el combustible. Todos los combustibles contienen un poco de agua en suspensión; pero—a diferencia del combustible—el combustible de diésel es menos refinado y retiene mucha más agua. Mientras baja la temperatura, el agua en suspensión formara cristales de hielo que pueden causar problemas serios. 

La gelificación de combustible, el agua y los contaminantes en combustible pueden afectar directamente a la vida de servicio, el rendimiento de un sistema de combustible de un vehículo, los componentes del motor y el uso de combustible. 

Revise los tanques de combustible por señales de problemas. Asegúrese de que las líneas de combustible estén apretadas y sin daños. Las capas de combustible deben estar apretadas. 

Una mejor practica es reabastecerse al fin del día de operación o antes de dejar al vehículo parado por un largo tiempo. ¿Por qué? La condensación se forma adentro de un tanque de combustible cálido cuando se está enfriando. La humedad se condensará en cualquier tanque de combustible vacío. 

La acumulación de condensación puede ser minimizada si mantiene llenos los tanques de combustible lo más posible. Esto puede ayudar a reducir la posibilidad del tiempo de inactividad costoso y reparaciones caras. 

DEF y DPF 

El líquido de escape diésel (DEF) es una solución no peligrosa que es rociado adentro del escape de un motor de diésel por medio del sistema de reducción catalítica selectiva (SCR). El DEF descompone las emisiones peligrosas del óxido de nitrógeno (NOx) en dos derivados inofensivos: nitrógeno y agua. 

No tiene que preocuparse si se congela el DEF. Durante la operación del vehículo, el SCR provee calor a las líneas y al tanque del DEF. El sistema descongela el DEF rápidamente y lo mantiene fluyendo al SCR, sin importar la temperatura exterior. 

Cuando apague el camión en la noche o en temperaturas que pueden congelar al DEF, una mejor practica es no llenar el tanque del DEF completamente. Esto deja que la solución se expanda cuando se congele y previene las rajas al tanque. 

El filtro de partículas de diésel (DPF) es parte del sistema de control de las emisiones. Esto colecciona las partículas en el escape del motor por medio de un proceso de filtraje en donde las partículas coleccionadas son oxidados para removerlas del DPF. 

Los DPF requieren mantenimiento apropiado durante el año para asegurar que los filtros reduzcan las emisiones, mejoren el uso de combustible, y ayudan a que el motor opere silenciosamente. Los intervalos prolongados entre las citas de mantenimiento pueden causar una variedad de problemas, incluyendo el poder débil del vehículo, el poder rebajado del motor, filtros dañados, el tiempo de inactividad inesperado y averías. 

Terminología de la meteorología 

Estos son unos términos importantes que debe entender sobre el clima del invierno: 

  • Outlook - Esto sirve como una advertencia de un evento de clima peligroso que es posible en los próximos 7 días. 
  • Advisory - Esto es publicado cuando los eventos del invierno podrán causar una gran inconveniencia, pero también podrá convertirse en condiciones mortales si no es cuidadoso. 
  • Watch - Esto es publicado cuando los eventos del invierno tienen un potencial para amenazar a la vida y a las propiedades, pero el tiempo de llegada y la locación de la tormenta es incierto. 
  • Warning – Esto es publicado cuando los eventos del invierno están ocurriendo o están inminente y representan una amenaza a la vida y a las propiedades. Las advertencias típicamente son publicadas entre 2 a 24 horas en adelantado. 

Sistema eléctrico 

La batería, el encendedor, el alternador y los cables son componentes que forman el sistema eléctrico de un vehículo. Cada una es afectada por el medioambiente en cual el vehículo está operando, incluyendo las temperaturas frías, los descongelantes corrosivos, las vibraciones, etc. La clave para el rendimiento y longevidad del sistema eléctrico es el buen mantenimiento preventivo. 

Debido a que las temperaturas frías drenan a las baterías rápidamente, asegúrese de que las baterías vehiculares y el sistema de carga estén en buena condición y que operen correctamente. La capacidad de una batería puede ser reducida con el tiempo y la temperatura, haciéndolo más difícil para la batería soportar las demandas del encendedor del motor. 

Para ayudar a reducir la probabilidad de problemas en el camino: 

  • Pruebe el estado actual de la carga de la batería, junto con su habilidad para mantener el voltaje durante el arranque. 
  • Inspeccione el cubierto de la batería por rajas, bultos, decoloración, terminales dañadas u otros daños. 
  • Asegúrese de que todas las baterías son montadas correctamente. 
  • Limpie e inspeccione todos los cables y postes de la batería. 
  • Limpie, ajuste y engrase todos los terminales. 
  • Revise el alternador y encendedor para su condición y la operación correcta. 
  • Examine el enrutamiento y condición de los cables eléctricos. Revise por el desgaste, conexiones sueltas, cables expuestos y colgantes, la corrosión, etc. 

CAPÍTULO 2: Frenos y llantas 

Brakes

El buen mantenimiento de los frenos es crítico para asegurar el rendimiento seguro del vehículo. Consecuentemente, la condición de los frenos es un área de enfoque en las inspecciones vehiculares en la carretera. 

Inspeccione la condición de los revestimientos y revise por sellos de las ruedas que estén goteando. Asegúrese de que cada rueda y el sistema de antibloqueo este frenando y funcionando correctamente. 

Los frenos que están funcionando correctamente mantienen al vehículo en control y minimizan las patinadas con frenadas uniformes. 

Los frenos de aire

Los sistemas de frenos de aire necesitan un poco más de atención durante el invierno. Inspeccione estos sistemas y sus componentes para la operación correcta. Revise las válvulas para el funcionamiento y las fugas. leakage. Examine the routing of air lines, looking for any damage or potential problems. Drain any condensation in the air system through the air tanks. 

Confirme el funcionamiento correcto del secador de aire. Si hay suficiente humedad entrando por medio del secador de aire, esto crea un potencial para humedad dentro de los tanques de aire. Cuando esto ocurre, las temperaturas frías pueden congelar el agua condensada. Esto aumenta la posibilidad para fallas de los componentes en las válvulas, controles y los solenoides usados en las tecnologías avanzadas de seguridad, los controles y las transmisiones manuales automatizadas. 

Siempre use las conexiones “gladhand” en el trasero del camión cuando las líneas no están conectadas al tráiler. Esto previene a que entren escombros y agua excesiva al sistema de frenos de aire. 

Llantas 

Mientras se acerca el invierno, una mejor practica es dar una inspección exhaustiva a las llantas del camión, incluyendo medir la profundidad de la banda de rodadura en múltiples locaciones alrededor de la llanta. Una banda de rodadura profunda aumenta la tracción y minimiza la distancia para parar. 

Según las regulaciones de la Administración Federal de Seguridad de Autotransportes (FMCSA), la profundidad de la banda de rodadura debe ser al menos 4/32 de una pulgada para las llantas de manejo y 2/32 de una pulgada para las otras llantas. Reemplace cualquier llanta si están llegando a los limites o si ya lo han pasado. 

Examine las llantas por cortes, desgaste o daños a las paredes laterales, pinchazos en la banda de rodadura y desgaste desigual o excesivo a las llantas. 

Para las condiciones severas del invierno, es mejor usar llantas con una banda de rodadura “agresiva,” especialmente en los camiones de un solo eje y camiones rectos (camiones con los ejes adjuntos a un solo marco). Un diseño con muchos bordes apasionantes provee mejor tracción en la nieve, el hielo, la aguanieve y la lluvia. 

Presión de aire de las llantas 

El mantenimiento de las llantas tiene mucha más importancia durante los meses fríos. El clima frio reduce la presión de aire en las llantas, y la presión baja afecta negativamente a la durabilidad y rendimiento de las llantas. Revise y ajuste la presión de aire frecuentemente. 

Sin duda, el factor más crítico para maximizar la durabilidad de las llantas y minimizar la posibilidad de una falla catastrófica de las llantas es mantener la presión de aire correcta para el tamaño de la llanta y la carga. 

Cuando este midiendo la presión de aire, aire húmedo sale de el tallo de la válvula. Esto frecuentemente puede congelarse inmediatamente, causando que la válvula se pare de mover. En frio extremo, revise la presión de aire de las llantas en un taller cálido para reducir el riesgo de una válvula atascada. Si tiene que añadir más presión de aire, acuérdese de compensar para la caída de presión debido al frio. pressure needs to be added, remember to compensate for the extreme cold pressure drop. 

Use capas para las válvulas de las llantas y manténgalas apretadas. Estas cubren las válvulas y previenen daños bloqueando escombros. 

Las cadenas tienen que ser del tamaño correcto para las llantas e instaladas correctamente. Las cadenas que no están apretadas suficientemente—o cadenas que son usadas después de que ya no son necesarias—reducirán la durabilidad de las llantas. 

Capítulo 3: Parabrisas, Limpiaparabrisas, calentadores y descongeladores 

Para tener visión clara a todo tiempo—particularmente en clima inclemente—el parabrisas, los limpiaparabrisas, los calentadores y los descongeladores tienen que estar en buenas condiciones para operar. 

Revise el parabrisas por daños. Mientras la temperatura baja y las láminas metálicas se contraen, estrés en el parabrisas puede incrementar. Repare cualquier daño pequeño para evitar rajas y la necesidad para reemplazar el parabrisas entero. 

Examine la condición de los limpiaparabrisas y reemplácelos si es necesario. Busque por señales de desgaste, como las rajas, desgarrones, huecos, decoloración, etcétera y revise la calidad de la limpieza. 

Revise los limpiaparabrisas cada dos semanas para monitorear la condición. 

Limpiar de vez en cuando los limpiaparabrisas con una tela limpia puede hacer una gran diferencia en su habilidad para limpiar. Esto también ayuda prevenir daños a los limpiaparabrisas debido al contacto con tierra o escombros. 

Siempre apague los limpiaparabrisas antes de apagar el motor del vehículo. Si no, hielo, nieve o lluvia podrá congelar los limpiaparabrisas al parabrisas. Esto podrá dañarlos la próxima vez que prenda el camión. 

Otra mejor práctica es levantar los limpiaparabrisas del parabrisas cuando se espera nieve o lluvia helada. Además de hacer más fácil la limpieza del parabrisas, también puede evitar que los limpiaparabrisas congelen al parabrisas. Si no, se puede dañar la goma cuando los limpiaparabrisas son jalados del parabrisas. 

El calentador/descongelador tienen que estar en condición apropiada para operar para la comodidad y visibilidad del conductor. Pruebe la operación, incluyendo las funciones/posiciones de los tubos de ventilación en el sistema para asegurar de que el descongelador esté funcionando efectivamente. 

Para prevenir que el agua de la precipitación y temperaturas frías congelen sus puertas cerradas: 

  • Estaciónese cerca de una pared de un edificio o un árbol grande. A veces, estas cosas emiten el calor suficiente para hacer una diferencia. 
  • Limpie el marco de la puerta. Tierra y otros escombros pueden prevenir que la junta se selle. 
  • Inspeccione las juntas por el desgaste y daños donde el agua se pueda coleccionar y congelar, y reemplácelos si es necesario. Frote talco o aplique un lubricante protector para mantener la goma de la junta en buenas condiciones. 
  • Limpie y lubrique el interior de los ojos de las cerraduras y cualquier cerradura con un lubricante de silicón. Si una cerradura está congelada: 
  • Rocíe descongelante adentro de la cerradura. 
  • Cubra la llave con desinfectante e insértelo suavemente. Cuando este adentro, déjelo por 30 segundos antes de girar la llave. 
  • Meta la llave en vaselina, insértela a la cerradura y trate de moverla. Este proceso puede ser repetido unas veces. Debe esperar pocos minutos entre cada intento. 
  • Si tiene un vaso de café negro o te, meta la llave en el líquido caliente, séquelo e insértelo en la cerradura congelada. 

Capítulo #4: Driver Preparation 

Además de preparar y mantener correctamente los vehículos para las condiciones retadoras del invierno, los conductores también tienen que estar preparados. Las siguientes cosas son unas prácticas de seguridad para conducir en el invierno creadas por los profesionales de la seguridad vial. 

  • Asegúrese de que las luces estén funcionando correctamente, y maneje con las luces prendidas. 
  • Esté alerta para las condiciones de la carretera. 
  • Incremente su distancia entre los otros vehículos para que tenga mucho espacio para frenar. 
  • Use los frenos cuidadosamente y empiece a ir más despacio mucho antes de que tenga que parar. Toma diez veces más de tiempo y distancia para parar en carreteras mojadas, heladas y cubiertas con nieve, especialmente con vehículos muy pesados. 
  • Acelere despacio y no haga movimientos bruscos. 
  • Señale sus giros mucho más en avance para dar más precaución a los otros conductores. 
  • Conduzca apropiadamente en las condiciones. 
  • Permítase tiempo extra para los retrasos en la carretera. 
  • Quite la nieve y hielo de las ventanas, luces, el capó y cepíllelos frecuentemente. 
  • Sea más cuidadoso cuando este acercándose a los puentes y los pasos elevados porque ellos típicamente se congelan primero debido a la diferencia de la exposición al aire. 
  • Mantenga una distancia segura entre usted y los vehículos de mantenimiento. No los pase al lado derecho. 

Share this Resource

Artículos Relacionados

es_MXES

¿Listo para empezar?